SER ENTRENADOR DE PUERTO

En situaciones como las que atraviesa la comunidad global denominada Pandemia, Coronavirus, o Covid 19, pero sus repercusiones tienen variables inimaginadas que podemos ver que se agraven con el paso del tiempo. Tarde pero el asado espera por nuestro festejo del dia del Entrenador Deportivo. Salud

En ese contexto existen personas que aún en aislamiento social, sienten el compromiso por continuar vinculados al grupo o categoría que dirigen como para conocer periódicamente como la están pasando, cuanta tarea tienen, enviando drilles o trabajos para mantener el enfoque en su amor por la pelota, y su identidad con el club Puerto Moreno.-

Se hacen llamar “Profes” o Entrenadores y en algunos casos son Directores Técnicos, graduados identificados con la calidad de los trabajos como motivación más importante para jerarquizar el resultado que puedan alcanzar los chicos del club.-

En tiempos normales, hasta hace no mucho, eran quienes durante algunas horas por semana se transformaban en referentes de la actividad más importante para los chicos, y con esa misma valoración diagramaban sus entrenamientos.-

En el club Puerto Moreno hace más de tres años además este grupo humano, viene haciendo hincapie en el trabajo en equipo, como valor de aprendizaje diario. Desde la comunicación con los chicos, en relación a sus intereses dentro del juego, a las relaciones con sus pares y la identidad con los colores del club.

Con métodos muy costosos, como “hacer una colecta” para un asadito de fin de pretemporada, o vender números para “comprar camisetas”, hasta vender alfajores en un desfile para viajar con Puerto a Buenos Aires, así ese trabajo durante años fue.- abasteciendo a las categorías superiores.-

RESULTADOS INCALCULABLES

Son aquellos resultados que no dan campeonatos, dan orgullo y satisfacción, no son pasajeros, ni volátiles, echan raíces y crean compromiso hasta las lágrimas. De eso se trata, cuando nos encontramos en el laboratorio futbolístico del viejo camino al Cerro Catedral, conocido por varias generaciones del barrio como EL MORRO.-

De eso se trata cuando con nieve, lluvias o vientos de tierra que van templando el temperamento de los chicos, y son los entrenadores que hacen que esos entrenamientos mantengan la convocatoria y se transformen luego en anécdotas que indefectiblemente se recuerden con una sonrisa.-

Son ese grupo humano de Entrenadores que año tras año buscan perfeccionarse y capacitarse en pos de dar lo mejor a favor de los chicos, y logran además que se acerque chicos de toda la para sumarse a la marea Naranja de fútbol y cada domingo luego suman su aliento en cada cancha donde juegue Puerto Moreno.-

Ha sido tan importante el desarrollo alanzado por este grupo de Entrenadores que ha sumado algunos padres en el camino de este proceso, que hasta aquellos que más años tienen, han perdido el registro de los nombres de los chicos como hace años, era conocidos entre todos.

El club ha dado un salto de calidad en ese sentido, a tal punto que se han incorporado disciplinas como el futbol femenino, y el futbol de salón, sin olvidarnos del fútbol promocional, ese que involucra a los más chiquitos que dan sus primeros pasos en el deporte, ahí donde la Profe Ceyla es la protagonista de ese vínculo.

Y seguramente en el repaso del aporte de este Recurso Humano, queden aristas del trabajo sin valorar como es merecido.

Es para destacar en la circunstancia de epidemia que nos toca transitar juntos, que ha sido dejado de lado todo el esfuerzo de estos Entrenadores, que ocultan las mismas ganas que sus planteles por volver a llenarse de tierra en el Morro, buscar con los chicos esas pelotas que se pierden, y piensan en su intimidad como fortalecer el potencial individual con la pelota en los pies, y como soslayar las carencias grupales con las mejores actitudes disfrazadas de color Naranja, esos Entrenadores siguen pensando y respirando futbol con los más chicos como protagonistas.-

En nuestros ellos son tan esenciales como el recurso humano que sostiene, desde las ideas y sus diferentes ejecuciones virtuales en este caso, el interés de los más chicos por el futbol y riega las ganas de volver a vernos con la pelota como excusa.-

Aquellos que por tanto tiempo han pregonado el Trabajo en Equipo dentro de la institución, por la institución, y para la institución, hoy pareciera que el juego no requiere de este recurso humano, pero tranquilos que el compromiso y el trabajo virtual continua, no decae, creo necesario escribir estas lineas, para no dejar de ver la cancha entera.