PUERTO MORENO SUMA PSICOLOGÍA DEPORTIVA

El club Puerto Moreno ha decidido incorporar el aporte de una profesional en Psicología Deportiva, se trata de la Licenciada Marcela Mohr, egresada como Psicóloga de la Universidad de Buenos Aires, y especializada en Clínica, con posgrados en Psicología Deportiva en UBA , integrante de la Asociación de Psicólogos Deportivos de la Argentina (APDA), con antecedentes de trabajos con deportistas de alto rendimiento en diferentes disciplinas deportivas. Las siguientes líneas son su presentación profesional sobre el perfil de trabajo que tiene pensado aportar al club.

“La psicología deportiva intenta esencialmente garantizar lo máximo posible el bienestar  emocional del sujeto que hace deporte ( y de todos aquellos que son parte del escenario deportivo en general). Es a partir de ese estado de bienestar emocional del deportista que se pueden llegar a las condiciones para desplegar al máximo sus potencialidades, físicas, técnicas y tácticas, y así gestar la posibilidad de que  “los mejores rendimientos deportivos”acontezcan. Ese sería el enfoque esencial de nuestro aporte como psicólogos deportivos”.

PM: ¿Que trabaja la psicología deportiva dentro de un club de futbol como Puerto Moreno?

Marcela Mohr:  El desafío de ubicarme en el marco de un deporte como el fútbol, que es una disciplina tan particular para nuestro país, donde se juegan también otras cosas muy potentes, desde el aspecto social y cultural, una dimensión casi más folklorica de las pasiones que este deporte despierta en nuestra sociedad y donde la idiosincrasia Argentina ubica al fútbol en una dimensión que atraviesa muchísimos universos complejos, que exceden a veces, al deporte en si mismo.-

Entonces con lo bueno y con lo malo de esa connotación que acabo de mencionar, adentrarme en el universo del fútbol representa un desafío aún mayor. Complejo pero interesante.-

Pensar en Puerto Moreno invita a descifrar como ayudar a un club que esta en plena fase desarrollo y de expansión, por un gran trabajo interno que viene realizando un equipo de trabajo muy fuerte se ha desarrollado de una manera exponencial en los últimos años.

Que de ser un pequeño club de barrio ha tocado bordes muy altos en su potencial de proyección y hoy mismo estar lidiando con situaciones de un club mucho más desarrollado. La gran cantidad de chicos que asisten cotidianamente a la disciplina, los viajes deportivos que se han logrado gestar e institucionalizar de forma permanente y que tanto enriquecen las vivencias de los chicos y además llegar a un nivel de competitividad en la categoría mayor, al que se ha accedido por sus propios méritos.

A eso le han agregado proyectos internos mas amplios, como mantener otros espacios activos como la colonia de vacaciones, la infraestructura en su desarrollo, intentando crear espacios para ofrecer una mayor versatilidad deportiva para todos.

Es un club que esta creciendo, y acompañar ese crecimiento para que sea lo más armonioso posible, es un desafío para mi rol también, porque “crecer” implica tener “nuevos problemas”, pero serán problemas positivos que tienen que ver con el “sano” proceso de desarrollo y hay que afrontarlos con actitud positiva y conciencia de la propia identidad que este club supo gestar.-

Celebro la oportunidad que Puerto Moreno se ofrece a si mismo, de ampliar su foco de miradas, al incorporar a su equipo de trabajo la mirada “psi”.-

PM: Enfocados en el concepto de Juego, que agrega al trabajo de los entrenadores la colaboración de la psicología, a favor de los más chicos?

Marcela Mohr: Los chicos se están formando en la convivencia cotidiana, entre directivos y profesores, entre los profes y las familias y mirar mas amplio nos hace comprender mejor lo cotidiano, y eso siempre desde mi rol como trabajadora de la salud mental y emocional es una celebración, porque quiere decir que hay una apuesta a cuidarnos mas como seres humanos y eso siempre será mas sano y necesario.-

Desde la psicología deportiva enfocada hacia el juego, solemos reforzar los aspectos que tienen que ver con la transmisión del saber, técnico táctico y estratégico entonces me posesiono en el terreno de la comunicación.

Suelen haber directores técnicos que tienen muchas nociones deportivas pero no necesariamente están bien entrenados en como trasmitirlas, como psicóloga deportiva entonces trabajo en fortalecer la comunicación y el liderazgo, le agregaría, ya que este es un deporte colectivo hay que saber llevar adelante un grupo.

Ayudar a desarrollar y fortalecer recursos de liderazgo, a darle valor al aspecto vincular, y que sea mediante una comunicación positiva que potencie al grupo favorablemente. Son áreas muy típicas en las que los entrenadores necesitan tener una apoyatura de donde seguir nutriendo su trabajo cotidiano. Porque son cuestiones naturales, no se trata de un fallo en su rol, estas cosas se dan cotidianamente en cualquier vinculo y uno necesita dialogar, y autodialogar  sobre lo que me esta pasando con el grupo, sobre como va mi escena de aprendizaje, si estoy nutriendo mi trabajo con variantes, si estoy siendo creativo, y como me siento con lo que estoy haciendo. Es aprender a no tenerle miedo a “revisar nuestro trabajo” permanentemente.

Es la mejor manera de seguir aprendiendo para enseñar cada vez mejor. Y mantener alta la motivación propia y del grupo. Entonces resumiría diciendo que uno como psicóloga deportiva apunta a trabajar tres ejes como la comunicación, la motivación y el liderazgo y ser el apoyo de los entrenadores.-

Esto también aplica para los más jóvenes, porque tiene que ver con aprender a trabajar “habilidades psicológicas básicas”, que se formen sabiendo que hay cuatro ejes básicos de entrenamiento en deporte: Físico, Técnico, Táctico, y Mental/Emocional. Luego se puede trabajar de manera directa con los deportistas para ayudarlos a gestionar sus emociones y ansiedades propias del deporte y a optimizar sus recursos mentales y emocionales en el momento de competencia(concentración, motivación, manejos de ansiedad, activació óptima, etc).

Y también la formación en valores deportivos. Lograr una “cohesión grupal” con bases sanas y sólidas en valores, es en gran porcentaje el éxito de un equipo.
Sé que no es el camino más corto. Pero vale la pena. Porque es el camino que llega más lejos.
Destaco que todo esto también se trabaja en las categorías mayores por que allí las emociones también juegan un rol determinante, muchas veces en circunstancias cruciales de las competencias, y los liderazgos se ejercen en allí también a veces de manera muy trascendental para la cohesión y convivencia de un grupo, y esta muy bien cuidar el vínculos entre adultos deportistas.

Lo positivo de trabajar en categorías formativas, es que si de niños se logra sembrar una buena semilla, cuando van creciendo con valores deportivos es natural que busquen crecer sin soltarlos. Y que sean ellos mismos (como deportistas) promotores de ese tipo de búsquedas en sus pares. Lo que solemos llamar “Referentes positivos”; líderes naturales y positivos.
Por más que al crecer, la escena competitiva en este deporte se vuelva más cruda y voraz, eso no significa necesariamente tener que caer en el destrato, en el descuido del vínculo y de las emociones.-

PM: ¿También sirve la psicología deportiva como nexo entre la familia, el club y los entrenadores?

Marcela Mohr: La psicología deportiva también trabaja en la comunicación, en el nexo entre las familias el club y los entrenadores. El vínculo cuando se trata de algo social es el que comanda y el que dirige el éxito de las situaciones. Uno puede tener un resultado a corto plazo pero si eso no esta sostenido por una red vincular que permita que eso se desarrolla a lo largo del tiempo, se dan casos aislados que no se consolidan. Incluso sucede hasta con el buen rendimiento.-

En cuanto a las familias, las mismas forman parte del escenario deportivo de un club, porque tienen un rol clave, son los formadores de esas personitas que luego juegan un partido.

Muchos padres acompañan desde afuera de la cancha, hasta negativamente en varios casos, a veces los que sucede es que se termina rompiendo el vinculo porque hay entrenadores que no saben lidiar con padres que “se portan mal”, que no dan buen ejemplo, y deciden correr a la figura de los padres lo mas lejos posible, y eso no es conveniente.

Como así también sucede que hay padres que no saben manejarse correctamente con el rol de los entrenadores, y terminan descalificando y eso no le suma en nada a la escena de un chico en formación.

Entonces desde la psicología deportiva, lo que se busca es limar esas asperezas, enriquecer la forma de comunicarse y que todos trabajen para entender, proteger y cuidar  la escena deportiva en la que se desarrolla el niño en valores. Necesitamos que la familia este presente porque en definitiva es el contrapunto clave  para reforzar lo que el club trabaja, y es necesario tener un eco en el seno familiar. Y trabajar en equipo, ese es el verdadero OBJETIVO,  lograr que la institución y la familia se identifique co un mismo valor y fortalecerlo.