UNA FINAL QUE TE DA REVANCHA

Pasan las horas y todavía cuesta digerir la derrota del domingo en el Estadio Municipal ante la Unión Deportiva Catriel por la final del torneo anual clasificatorio 2018. Las expectativas creadas por propios y extraños jugaron su partido también, y algunas, las más auténticas sobrevivirán hasta el próximo domingo. Porque Puerto sabe reconstruirse a si mismo, está en su sangre.-

Seguramente alguien arrancó el domingo sin dormir como hubiese querido, la fecha traía para la gente Puerto Moreno una cita con el destino, y estar a la altura del sueño de mucha gente un integrante más del gran partido.-

Ya en el estadio la tarde venía torcida cuando Lucas Torres aún vendado no llegaba a ser parte del plantel para la final. De esa manera, surge como relevo natural Federico Pavlicek.

Al comenzar el juego Puerto Moreno salió a poner condiciones plantándose mas allá de la mitad de la cancha y el rival propone contragolpear con pelotazos a las espaldas de la última linea. Los nervios iniciales fueron cambiando el semblante del juego y de repente Puerto Moreno parecía que encontraba las maneras de llegarle al arco de Catriel.-

A la salida de una pelota detenida a favor y de contragolpe la visita consigue una falta pasando la mitad de la cancha, que ni el más pesimista imaginaba que iba terminar en la apertura del marcador. Así de inesperado.-

Herido en su amor propio Puerto Moreno fue a buscar el empate y logró crear varias situaciones frente al arco del equipo visitante. La mitad de la cancha en los pies de Martín Barrales y José Maldonado comenzó a ser más gravitante, junto a las corridas de Angeloff, le daban más opciones al aporte de Franco Montero.

Y cuando parecía que la paridad estaba al caer, el que cayó fue el segundo gol de la visita tras una desinteligencia en una transición defensiva, un error le permite a Catriel estirar la ventaja, y esta vez se sintió el golpe, tanto dentro como fuera de la cancha.-

Antes del final del primer tiempo, dejaba buenos síntomas de reacción hasta con pelotas en el palo, y quedaba optimismo para la segunda etapa poder convertir.

Desde el arranque del segundo tiempo Puerto Moreno  fue a buscar el gol que le diera esperanzas, y lo encontró en los pies de David Angeloff y por un minuto se volvió a soñar. Exactamente eso, un minuto después, estira diferencias el visitante y el silencio fue una sentencia.-

Aparecieron las modificaciones, el ingreso de Alan Fuentes y una búsqueda de sumar gente en ataque, que se paga minutos después con la cuarta conquista de Catriel, que sepultó las expectativas. También ingresó Facundo Gandolfi que intentó con su tiro de media distancia, se fue expulsado Maldonado por impotencia, para que Caldironi tuviera unos minutos en cancha.

Y cuando la tarde parecía injusta por la cantidad de situaciones que Puerto Moreno generaba sobre el arco bien defendido por el arquero neuquino, casi milagroso, otro contragolpe marca el quinto gol y el corazón de Franco Udi marca un golazo que sólo deja un marcador con dos goles cuando Puerto mereció más efectividad y el rival se llevó demasiado premio.-

Leave a Reply