PUERTO MORENO CAMPEÓN !!!

Era un domingo de mayo, el sol invitaba a ir a la cancha, y el Estadio Municipal traía muy gratos recuerdos. La caravana estaba organizada y la tribuna del corralón ganaba en color naranja y verde, y el partido de la concurrencia ya tenía los colores de Puerto.-(fotos Nadia Vidal)

Cerca de las tres de la tarde la expectativa era grande y la voz del Estadio daba la bienvenida, cuando las ganas de hacer historia vieron a Puerto Moreno hacerse dueño del campo de juego, y explotó esa tribuna con un recibimiento pocas veces visto.-

La sensación térmica Naranja hacía la diferencia y los jugadores así lo sentían, se buscaban para abrazarse y compartir la ilusión, la vista fija en la pelota y buscar un compañero para moverse, para pedirle un pase, y cambiar de aire, había una furia atada con ganas de triunfar.-

Al dar comienzo el juego se sintió que Puerto Moreno jugaba con uno más, llamalo pasión naranja, fuego sagrado o no sé que, pero el rival se dio cuenta y se paró varios metros atrás, y esa imagen daba esperanza.-

Por unos minutos la Leyenda de Puerto Moreno, su arquero Martín Marino, era un espectador de lujo, tal era el impulso que llevaba el ataque Naranja. Luego cada vez que lo llamaron a la acción dijo presente, y eso pasó más en el segundo tiempo.

Ningún testigo de esa tarde olvidará la rosca de esa única pelota que puso en vilo a toda la hinchada y que ella misma, eligió dar en el travesaño y tranquilizar los corazones Portuarios. Si no entró esa…-diría el cabalero.-

La defensa de Puerto Moreno esa tarde tuvo un rendimiento a la altura de la circunstancia. Desde el enorme espíritu de este grupo , aún superando los dolores más agudos, Franco Udi quiso estar, y como siempre dejó el cuerpo regado en cada jugada. No hubo distancia que impidiera que Leo Azocar, hijo de la historia de Puerto, estuviera en una de sus tardes inolvidables, en cada cierre, en cada palabra justa para no perder el orden. Buena dupla con el gran rendimiento que mostró Federico Pavlicek, y fueron por momentos una muralla que fue borrando de a poco las intenciones del rival.-

Y ese lateral izquierdo que esperaba un dueño, y Gustavo Bonilla, Pascu, mostró con personalidad y sus virtudes futbolísticas, una gran capacidad para ganarse la confianza del grupo y ponerle su sello también a esta gran final.-

Por su parte, en una de esas tardes que exigían estar enfocados los cuatro del mediocampo, estaban decididos a mostrar todo su espíritu de lucha y su convicción en cada pelota.

Entre la entrega incansable Hernán Caldironi que parecía estar en el auxilio de cada compañero, la categoría de Martín Barrales desafiando a las ansiedades, siendo el único jugador en cancha capaz de esa tarde poner la pelota debajo de su pie derecho y armar ataques profundos, junto al despliegue de Alan Fuentes, arrastrando marcas por la izquierda en cada ataque, daban muestras de que este partido a Puerto no se le iba a escapar.-

Y esa linea media se completó con Nicolás Tejeda, un abanderado de la voluntad que con el correr de los minutos se hizo dueño de la banda derecha y fue una gran socio de los delanteros en todo el partido, desbordaba confianza en cada pelota. Y dejó guardada en la historia de Puerto Moreno esa llegada en velocidad al área, para amagar dos veces a la carrera, dejar una rival en el camino y al paso siguiente volver a amagar para que le cometan penal. Tremendo.

Y la dupla de atacantes estuvieron muy enfocados, con una pelota en el palo, varias situaciones mano a mano, desnivel por las dos bandas, aguantando agarrones, codazos, patadas, gajes del oficio, y hasta un penal atajado. Nada de eso impidió que muestren un altísimo nivel, siendo la mejor delantera del campeonato.-

Y algo más para destacar, ya con el resultado puesto, pero no menos importante, es el sentimiento y la energía que acompañaba tanto desde los que tocaba ir al banco de suplentes como al que no entraba en la convocatoria, eso también juega. Nada hubiera sido lo mismo sin ese sentimiento de querer estar de todos y cada uno de los integrantes del plantel.-

El Paio Cifuentes cuando le tocó reemplazar a un compañero, Alberto Mancilla o el “Chueco” Villarroel en cada aporte en la mitad de la cancha cuando les tocó jugar, Bernabé Lagleizza y su entrega jugando donde el equipo lo necesitara, y los demás muchachos, Dian  Rubio, Brian Camargo, Joan Schechtel, Juan Pablo Gutierrez, Matías López, Cristian Guzman, Marco Bogarín y todos en general han brindado su cuota de sacrificio para cumplir este sueño histórico de ver a PUERTO MORENO CAMPEON ¡!!.

Leave a Reply