MAS QUE UN CLUB

Un domingo inolvidable. Desde temprano las ganas de jugar hacían empujar las nubes para que la tarde sea ideal para jugar al fútbol. Jugaba Puerto Moreno, una oportunidad histórica, para acceder a una final del Torneo de fútbol de Bariloche.

El Walter Montero vestía sus mejores galas para estar a la altura de lo que se jugaba, hasta el nuevo buffet para la tribuna local. Dos horas antes ya los trapos le daban más brillo a una tarde futbolera como pocas.-

A la hora de arrancar el juego Puerto Moreno mostró sus ganas de definir la serie desde la primera pelota, fue a jugar en el campo rival y tuvo las primeras situaciones de gol. Y ese mismo entusiasmo sobrepasaba la ansiedad a la hora de definir frente al arco, en los pies de Franco Montero, o de Alan Fuentes.-

El rival, Cruz del Sur que debía remontar una diferencia de dos goles, iba ganando confianza con el trancurso de los minutos, hasta que se refugió en los pelotazos como única salida que buscaba desacoples en la última línea de Puerto como para estar frente a chances concretas.-

Los dirigidos por Marcelo Guzmán buscaban a través de desborde de Fuentes por derecha, lo que se pudieran fabricar tanto Lescano como Montero, y algunas faltas al borde de área prometían ese grito tan deseado.-

Así fue que luego de desperdiciar algunas situaciones claras, en un error de salida aprovecha Cruz del Sur para los pies de Leopoldo Cisneros marcarán el gol de la visita. Y parecía demasiada recompensa para un equipo que hasta ese momento no había mostrado mucha vocación ofensiva. La reacción de Puerto Moreno no se hacía esperar, pero entre el apuro y los revolcones del arquero visitante, todo derivaba hasta la parte complementaria para cumplir con la ilusión de llegar a la final.-

Y una vez más el clima advirtió con sus nubarrones que nada sería fácil, Puerto Moreno perdió tres jugadores por lesión, Franco Udi con un fuerte golpe en las costillas que lo sacó del partido, reemplazado por Bernabé Lagleizza, luego Andrés Manzanares tiró la pelota afuera para que ingresará Pablo “El Chueco” Villarroel, y enseguida un doble calambre hizo que Cristian Guzmán provocó el ingreso de Nicolás Tejeda.-

En cuanto al juego poco para destacar excepto dos oportunidades de la visita que no tuvo puntería y la más clara para Puerto Moreno, una asistencia de Villarroel para Franco Montero que el cuerpo del arquero ahogó en la única del segundo tiempo.-

El resto más ímpetu y provocaciones entre los protagonistas, que le dieron mucho trabajo para encaminar el juego al árbitro Luis Muñoz, como confundiendo el fútbol con otro deporte, en desmedro de un partido que merecía ser mejor jugado.-

Puerto Moreno pasó la semifinal y todo fue festejo en el Walter Montero, hubo una marea de abrazos entre jugadores y familiares y la lluvia se mezclaba con las lágrimas de una emoción contenida por 90 minutos. Eso es Puerto Moreno, más que un club una forma de sentir el fútbol.-

Leave a Reply