HONRAR EL JUEGO

En una mañana gris a orillas de del Nahuel Huapi, en el Walter Montero, las categorías competitivas inferiores de Li.Fu.Ba. desandaron las finales de las diferentes categorías, casi en horario escolar, concentrándose desde las 8 de la mañana, para jugar a la pelota.

Abrieron la jornada los chicos de la categoría 2005 del dueño de casa Puerto Moreno, que recibieron a sus pares de Almirante Brown, en un partido que tuvo momentos de buen fútbol, donde los pequeños lograron vencer el frío con sus ganas, y el ímpetu por vencer la valla rival.

El resultado no pudo vencer el cero y para definir esta instancia debió recurrirse a la definición con tiros desde el punto penal, donde la efectividad en los remates inclinó la balanza a favor de los pequeños de Puerto Moreno.-

La primera alegría de la mañana se teñía entonces de color naranja, y tras el saludo del final se escuchaban ya las ané   cdotas, que destrababan los nervios de la definición, y ahora se revivían las proezas sobre botines embarrados de cada uno, con ganas de seguir festejando.

En el siguiente turno se enfrentaban en su versión 2003, los representativos de Estudiantes Unidos y Puerto Moreno, dando muestras de que la semilla está sana, al margen de una semana en la que los mayores se encargaron de hacer lo que no debe hacerse en una cancha de fútbol.-

En esta oportunidad acudió a la cita una intensa lluvia por momentos, y allí los chicos hicieron más épica la definición del encuentro. Arrancó en ventaja Puerto Moreno con una gran ejecución de un tiro libre por parte de Vecciarelli, desde casi 30 metros del arco.

Estudiantes lo empardó y pasó al frente antes de terminar la primera etapa, por actitud y eficacia, sin mucho juego asociado, pero festejando en cada llegada.

Los dirigidos por el Profe Fito Mitri mostraron su personalidad en el reinicio del juego ya que descontaron y se ilusionaron con las modificaciones tácticas. Por un largo lapso se jugó en una sola mitad de cancha cuando Puerto Moreno arrinconó a su rival contra su arco, pero careció de eficacia cada vez.

Y un solitario contragolpe sentenció el resultado a favor de la visita, aunque la actitud de los Naranjas regó de coraje hasta el último minuto, la alegría fue estudiantil, y la deportividad se hizo abrazo para un cierre digno de un gran torneo.-



Deja un comentario